Este portal contiene material sensible exclusivamente para adultos, y por tanto al hacer clic en "ENTRAR", admite:

  • Usted debe ser adulto, entendiéndose como tal ser mayor de 18 años (o la edad legal en su lugar de residencia).
  • Usted está de acuerdo en ver material sexualmente explícito para su uso personal en su ordenador privado y no utilizar el material de Premios Bonobo con fines comerciales.
  • Usted se deberá hacer cargo de que el consumo de material e imágenes de contenido para adultos no esté prohibido ni infrinja ninguna ley en la comunidad donde usted reside, ni en su proveedor de servicios, ni desde el local desde donde accede.
  • Usted no exhibirá este material a menores o a cualquier otra persona que pueda resultar ofendida. Haga clic en ENTRAR si está de acuerdo y cumple las condiciones anteriores, o haga clic en SALIR si no quiere entrar o no cumple las condiciones anteriores
Entrar
La verdad que sentimos darte la paliza con la Cookies, a nosotros nos gustan más las bananas. Nosotros No comercializamos tus datos, pero nos obligan a darte el coñazo y anunciarte todo esto, tienes que aprobar con un click que aceptas el uso de las cookies que tenemos en nuestra web para una mejor navegación y seguridad para tí. Más información
Acepto

A concurso

Entre labios rosas y lenguas rosas

Mónica del Campo

Pregunta al río, dentro y fuera en la orilla,
si tú, eres mi preferida,
y la curiosa libélula te contará;
si cada uno de tus deseos son para mí, lo primero.


Y no vengo aquí a que te creas,
que esto es un cuento de hadas y princesas,
no llevo tacones ni trajes de fiesta,
llevo una gran sonrisa… si me besas.


Por eso, tócame, sedúceme,
entre labios rosas y lenguas rosas,
que tus traviesas manos de dedos largos,
apaguen cada brote de lujuria, en mi joven piel.


En un juego de caricias y abrazos
no te sorprendas si ahora digo que,
lo que quiero es…
bajarme a tu ombligo.


Construye tu nido con pequeñas ramas,
que yo el mío lo construiré con orquídeas blancas
para tumbarte sobre él,
y sin dejar de mirarte, comenzarte a querer.


Por eso, bésame, estalla en colores,
entre labios rosas y lenguas rosas;
dejemos que la luna llena celosa,
baje y se una a nosotras.


Mira, hagamos un trato, sacia tus ganas en mi piel salada,
mientras yo saboreo tu dulce y rica papaya,
y si me queda algo por terminar,
regreso al rato y vuelvo a comenzar.



Porque, ¿dónde estabas Wilma, dónde estabas?
Buscándote, Lolabu, buscándote…

Leer más